Los cambios de Blogger


Hace un tiempo hicieron un cambio de diseño en Blogger, no es la primera vez, y ahora me veo en la misma problemática que la vez pasada: las imágenes no se acomodan como yo quiero. Si les cuento esto no es porque quiera poner una excusa de por qué ya no había publicado, sino porque es algo con lo que batallé hace unas semanas, lo cual me hizo no publicar la entrada que estaba escribiendo. Ahora vuelvo con un nuevo intento porque tengo dos reseñas por publicar, una del último tomo de la serie Descender y otra del libro Abiertamente Hetero.

También, hace tiempo le cambié el diseño al blog, porque quería algo más simple, pero nada más no me ha convencido y sigo intentando encontrar el diseño deseado, pero creo que mis habilidades o capacidades para modificar el diseño del blog quedaron en el olvido, en aquellos tiempos en los que le cambiaba una y otra cosa cada semana. Así que si ven que sigue cambiando o algunas fallas, ya saben por qué. Pero sigo intentando.

Pues bien, no andaba perdido ni andaba de parranda. Así como existe la resaca literaria, también existe la resaca bloguera. Bueno, tal vez no, pero digamos que sí. Y por una y mil cosas no me apetecía publicar o simplemente no tenía tiempo. No me ha dejado de gustar pero conforme uno va creciendo las cosas cambian, y Blogger ha sido parte de dichos cambios. 

Recuerdo aquellos años en los que leía y leía sin parar, en los que no tenía libros suficientes y tenía que releer, y aquellos días en los que quería publicar diario y si bien no lo hacía, si lo hacía más que ahora. Eso quedó atrás, mis desafíos de Goodreads son bajos, como el de este año que es de 18 libros; ya es mitad de año y apenas he leído tres o cuatro. Por lo que las cosas no se ven bien. Sin embargo, nuevamente superé la resaca literaria, como muchos le llamamos, y nuevamente vuelvo a leer más. 

Ya les nombré dos títulos que acabo de leer y que espero pronto publicar sus reseñas, pero también les cuento que haré relectura de la trilogía Una vida oculta, de Sally Green, porque los leeré con una persona especial y quiero que viva y sienta lo que yo sentí la primera vez que los leí, y espero yo sentir por lo menos algo cercano a lo que sentí aquella primera vez. Si no los han leído, léanlos. ¿Será que logro leer alguno en un día, como lo hice hace años con el segundo y tercer libro? Veremos. 

Sin más, nos estaremos leyendo por aquí.

Comentarios

  1. Te entiendo, cada año no solo leo menos, la idea de bloggear algo no me incita alguna emoción. Bien por ti que a pesar de todo aún lo haces.

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo igual, me di cuenta que cada año leo menos y aparte también con los cambios del blog me da más pereza subir entradas porque ya poner una imagen o acomodarla incluso no es tan fácil como antes, igual que bueno que estas de regreso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Expresa tu opinión, pues es importante. Sin ofensas.